Cristianos y Nuevos Creyentes Comenzando su Viaje de Entrenamiento Discipular y Formación Espiritual

10. La Generosidad y el Servicio - Amor en Acción

por Dr. Ralph F. Wilson
Carlos Llambes, Traductor

HermanaEn el núcleo del cristianismo se encuentra en el amor, la expresión natural de la fe cristiana se encuentra en los actos de generosidad y servicio a los demás.

El Amor da y Sirve

Tal vez el mejor ejemplo de servicio amoroso se ve en el mismo Jesús, que dijo:

"Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos." (Marcos 10:45)

"Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna." (Juan 3:16)

Dar es la categoría más amplia de un subconjunto vital. Servimos porque estamos dando de nosotros mismos.

La Generosidad Brota del Amor

Nos miramos brevemente en la parábola de Jesús del Buen Samaritano (Lucas 10: 30-35) en la Lección 5 con el fin de ilustrar cual es nuestra responsabilidad de amar a nuestro prójimo, no termina con nuestra propia familia o incluso nuestro propio grupo étnico. El samaritano en la historia se apiadó del hombre herido:

"Se acercó, le vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino. Luego lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al mesonero. 'Cuida de él, "dijo," y cuando vuelva, yo le reembolsare cualquier gasto extra que pueda tener." (Lucas 10: 33-35)

Es ejemplo de generosidad más allá de lo que se espera. La generosidad brota del amor.

Ayudar a los Pobres

La hospitalidad es otro ejemplo de la generosidad. Cuando alguien necesita amor y cuidado, podemos ser mezquinos y egoístas sobre el abastecimiento para ellos, o ser abiertos y generosos en nuestra respuesta. La Biblia dice:

"Comparte con el pueblo de Dios que están en necesidad. Practica la hospitalidad." (Romanos 12:13)

La Biblia es muy clara y en ella, nos vemos que Dios tiene un interés muy especial por la justicia y la equidad para los pobres. él se compadece de su difícil situación.

"Yo sé que el Señor hace justicia a los pobres y defiende la causa de los más necesitados." (Salmos 140: 12)

La gente a menudo muestran la generosidad por razones egoístas, los beneficios de las deducciones de impuestos, tienen un edificio que lleva el nombre de ellos, el reconocimiento público, etc., pero el cuidado de los pobres es otro ejemplo de la clase de generosidad que Dios espera de nosotros. Jesús enseñó a sus discípulos:

"Cuando des limosna, no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, para que tu limosna sea en secreto. Y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará." (Mateo 6: 3-4)

Santiago dijo:

"La religión de Dios el Padre pura y sin mácula es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo." (Santiago 1:27)

La razón porque el cuidado de los pobres está en el corazón de la verdadera religión, es que los pobres no pueden hacer nada para pagarnos. Por lo tanto, le ayudamos por amor real, más que por lo que podemos sacar de esa ayuda.

Justicia para Todos

Debido a la fuerte enseñanza de Las Escrituras, los cristianos han ido a menudo a la vanguardia de las luchas por la justicia social, como la abolición de la esclavitud, el derecho de todos los ciudadanos a votar, la justicia para los pobres, por nombrar sólo algunos. Eso agrada a Dios, quien es conocido como el Defensor y el amparo del huérfano (Proverbios 23: 10-11; Salmo 10:14).

Jesús, vio su ministerio, en las palabras de Isaías el profeta, de la siguiente manera:

"El Espíritu del Señor está sobre mí,
porque él me ha ungido
para dar buenas nuevas a los pobres.
Me ha enviado a proclamar
libertad para los presos
y la recuperación de la vista a los ciegos,
para liberar a los oprimidos,
a proclamar el año de gracia del Señor "
(Lucas 4: 18-19, citando a Isaías 61: 1-2)

Cuando el Reino de Dios venga en su totalidad, será un reino de justicia y paz para todos. Mientras tanto, estamos para servir en nuestras comunidades para traer un anticipo de ese Reino a nuestro mundo.

La Generosidad hacia la Obra de Dios

Desde la antigüedad, los creyentes han contribuido para el trabajo y la misión de la iglesia. En el Antiguo Testamento, incluso antes de Cristo, la gente apartaba a un lado el 10% de sus ingresos para el Señor. El diez por ciento se le llama el "diezmo". Antes de Jesús, el diezmo se utilizaba para mantener el templo y sus reparaciones, para mantener a los sacerdotes, para ayudar a los pobres, y para adorar al Señor con el.

Si bien no estamos bajo la ley del Antiguo Testamento, los cristianos más practicantes creen que el diezmo de nuestros ingresos aún se debe dar al Señor de su trabajo en la era del Nuevo Testamento. El diez por ciento sigue siendo una buena guía, aunque no es una ley. Esto demuestra la generosidad para con Dios y su obra.

Diezmar -- El Principio de Donación en Porcentaje

Crecí en un hogar cristiano, donde mis padres me enseñaron a diezmar de lo que me daban. Por cada dólar que recibía, apartaba a un lado diez centavos para darle al Señor. Ahora que soy un adulto, las cantidades son considerablemente más grandes, pero el principio de porcentaje para dar permanece.

He aquí un desafío de parte de Dios en el Antiguo Testamento por medio del profeta Malaquías:

"¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.
Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde." (Malaquías 3: 8-10. RVR1960 )

Las Bendiciones del Diezmo

Note la increíble promesa. Dios dice: "probadme ahora en esto", y promete derramar abundantes bendiciones sobre aquellos que diezman. Vemos el mismo tipo de promesas en el Nuevo Testamento. Jesús dijo:

"Den, y recibirán. Lo que den a otros les será devuelto por completo: apretado, sacudido para que haya lugar para más, desbordante y derramado sobre el regazo. La cantidad que den determinará la cantidad que recibirán a cambio". (Lucas 6:38 NTV)

Alguien dijo de esta manera: "No se puede dar más que Dios." Eso es verdad. Pero, por supuesto, no damos con el fin de recibir o llegar a ser ricos. Eso es egoísmo. Damos porque amamos a Dios!

Debo decir que me gusta darle a Dios. Para mí eso es adoración. Y durante los años Dios me ha bendecido para que yo pueda diezmar. No siempre ha sido fácil. He tenido algunos años bastante amargos. Pero también he visto la provisión maravillosa de Dios. Nunca he sido capaz de dar más que Dios.

Responsabilidades Financieras

Por supuesto, Dios espera que nosotros nos encargamos de nuestras obligaciones financieras y las necesidades de nuestra familia. Pero al hacerlo, no debemos descuidar nuestra responsabilidad de dar a la obra de Dios. De hecho, el dar es parte de nuestra adoración, como se explica en la Lección 9.

No es fácil dar el diezmo. Es un sacrificio. Por ejemplo, antes de ser capaz de dar el diezmo completo, puede que tenga que pagar algunas de las deudas que obtuvo para adquirir cosas bonitas. Pero mantener sus prioridades en orden es algo bueno. Incluso si no puede empezar a dar el 10%, puede comenzar -- 2% o 5%, y luego trabajar año tras año hasta llegar al diezmo.

Dios es el Dueño, Somos Administradores

Cuando pensamos en nuestra propiedad y el dinero como si fuese nuestro, es fácil de resentir el diezmar y verlo como una especie de impuesto. Pero considere este verso:

"La tierra es del Señor y todo lo que hay en ella;
el mundo y todos sus habitantes le pertenecen." (Salmos 24: 1 NTV)

Reconocemos que todo lo que poseemos realmente pertenece a Dios. No somos dueños, sino administradores, supervisores o mayordomos de lo que Dios nos ha confiado por un tiempo. Con esa mentalidad, devolver el diezmo a Dios es un gozo. Si tiene tiempo, lea la parábola de Jesús de los diez siervos (Lucas 19: 11-27) para comprender mejor este punto de vista de la administración de los bienes de Dios.

También somos guardianes de la tierra de Dios. Al principio de los tiempos, Dios dio a Adán y Eva una comisión para cuidar de su creación:

"El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y cuidara de él." (Génesis 2:15)

Esta es una razón por la que nosotros, los cristianos tomamos la responsabilidad de la ecología de nuestras ciudades, así como nuestro planeta. Somos guardianes de lo que Dios nos ha confiado. él es el Creador y Dueño. ¡No nosotros!

Servir es otra Forma de Mostrar Generosidad

Una de las ideas clave de Jesús era el servicio.

En la última Cena, la última comida que Jesús tuvo con sus discípulos antes de su crucifixión, Jesús se arrodilló a los pies de cada uno de sus doce discípulos y les lavó los pies. Fue un acto radical. La gente simplemente no actuaban de esa manera! En la cultura de Jesús, un anfitrión proporcionaría agua para un invitado para lavar sus pies cerca de la puerta, pero él no lo haría.

Pero Jesús tomó el papel de siervo y suavemente lavó los pies de cada uno de sus discípulos. Fue una lección de humildad y servicio que ninguno de ellos olvidaría. Después, Jesús dijo:

"Después de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, se sentó y preguntó: ¿Entienden lo que acabo de hacer? Ustedes me llaman 'Maestro' y 'Señor' y tienen razón, porque es lo que soy. Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Les di mi ejemplo para que lo sigan. Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes." (Juan 13: 12-15 NTV)

Servir es un acto de humildad que caracteriza el enfoque total de Jesús. Jesús vino como un siervo. Nosotros también estamos llamados a servir a los demás, no con orgullo, pero con humildad. Ese es el camino del discípulo.

La Iglesia es Como un Cuerpo

En la lección 4, se observó que la Iglesia, los creyentes, se reúnen y se habla de ellos en sentido figurado como un cuerpo. En esta analogía, Cristo es la cabeza y cada uno de nosotros es una parte, un dedo, un dedo del pie, un ojo, un músculo. "Ahora vosotros sois el cuerpo de Cristo", el apóstol Pablo escribió, "y cada uno de ustedes es una parte de él" (1 Corintios 12:27).

La única manera que un cuerpo puede sostener su vida es que cada miembro del cuerpo haga su parte para servir al conjunto y trabajar unidos (Efesios 4:16).

Dones Espirituales, nos Equipan para Servir

Entonces, ¿Cuál es su parte en el cuerpo de Cristo? Como ya comentamos en la Lección 7, el Espíritu Santo ha dado dones espirituales a cada uno de nosotros. Estos nos permiten servir eficazmente a la iglesia y la comunidad en la que nos ha colocado. Es el trabajo de Dios el equiparnos. Es nuestro trabajo servir humildemente y usar esos dones.

El amor da. El amor sirve. La consecuencia natural de que el amor sea nuestra prioridad número uno orienta nuestra vida hacia dar y servir. ¿Cómo Dios quiere que le sirvas en su entorno?

Oración

Padre, ayúdame a tener el corazón humilde de siervo como el de Jesús. él vino a servirnos porque él nos amó. Ayúdame a amarte así. Ruego que reemplaces mi egoísmo natural con el deseo de servirte. Enséñeme a darle a usted y a los demás. Enséñame a ser como Jesús. En su nombre, yo oro. Amén.

Guía del Participante: 10. La Generosidad y Servicio -- Amor en Acción

Versículo para Memorizar

"Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos." (Marcos 10:45, NVI)

Preguntas y Puntos para Comentar

  1. Lea en voz alta cinco veces el verso de memoria de hoy (Marcos 10:45) y escríbalo en una tarjeta.
  2. Comente. ¿Por qué el amor requiere dar y servir? ¿Cuál es la conexión lógica?
  3. Comente la palabra "generoso". ¿Por qué es el amor generoso y no tacaño?
  4. Comente. ¿Por qué crees que Dios se identifica con tanta fuerza con la justicia y la gracia para los pobres, las viudas y los huérfanos? ¿Por qué tan a menudo sufren la injusticia?
  5. Comente. ¿Cuál es nuestra motivación para dar financieramente a Dios y su obra? ¿De qué manera es nuestro dar un acto de adoración? ¿De qué manera nuestro dar refleja nuestro amor?
  6. Definir la palabra "diezmo". ¿Cómo debe el principio de dar un porcentaje guiar nuestras donaciones en la era del Nuevo Testamento?
  7. Comente. ¿Quién es el dueño del mundo? ¿En qué sentido, todo lo que tenemos pertenece a Dios? Si Dios es dueño, entonces ¿Cuál es nuestro papel frente al planeta y nuestras posesiones? ¿Cómo afecta esto a lo bien que nosotros nos encargamos de la tierra?
  8. Hable con su mentor acerca de dar a la obra de Dios. Pregúntele a su mentor de cómo él o ella determina cuánto dar? Comenten cómo se puede determinar qué porcentaje de sus ingresos usted puede comenzar a dar.
  9. Revisión. La semana pasada usted iba a experimentar con seis o más posturas en adoración. ¿Qué descubriste cuando hiciste eso? Qué posturas de adoración has encontrado son más significativas para usted?
  10. Revisión. ¿Ha tenido la oportunidad de compartir su testimonio? ¿Ves algo que sucede en la vida de los amigos por los que están orando?
  11. Revise sus versos de memoria de la Lección 1 (Efesios 2: 8-9), Lección 2 (Juan 8: 31-32), Lección 3 (1 Juan 1: 9), Lección 4 (Juan 13: 34-35), Lección 5 (1 Juan 4: 7-8), y la Lección 6 (Juan 3:16), Lección 7 (Juan 14: 16-17), Lección 8 (Mateo 05:16), y la Lección 9 (Salmos 34: 1 ). Trate de decirlos junto con su mentor y sin mirar sus notas.
  12. Orar por los demás. Comparta con su mentor sus necesidades para orar por ellas y pregúntele a su mentor cómo puede orar por él o ella. Luego pasar unos minutos orando unos por otros en voz alta. También orar por los amigos a los que usted espera testificarles.
  13. Cita. Establezca un tiempo y lugar para reunirse y estudiar la lección de la próxima semana.

Resumen de la Lección 10. La Generosidad y Servicio -- Amor en Acción

1. El amor es dar y ser generoso

  • Jesús modeló el servicio amoroso para nosotros (Marcos 10:45; Juan 3:16).
  • La generosidad brota del amor, como vemos en la parábola del Buen Samaritano (Lucas 10: 30-35).

2. Formas como podemos mostrar generosidad

  • Ayudar a los Pobres (Salmos 140: 12).
    • Mostrando hospitalidad (Romanos 12:13).
    • Dar a los pobres desinteresadamente (Mateo 6: 3-4).
    • A los huérfanos y las viudas Ayudar es la esencia de la verdadera religión (Santiago 1:27).
  • Buscando Justicia para Todos
    • Sobre la base de la comprensión del ministerio de Jesús (Lucas 4: 18-19)
    • Dando bendiciones y esperando las que llegaran cuando el Reino de Dios sea establecido.

3. Mostrando generosidad hacia la obra de Dios

  • Desde la antigüedad la gente de Dios a apartado a un lado el diezmo (10%) para la obra de Dios, para ayudar a los pobres, y para adorar.
  • No estamos bajo la ley del Antiguo Testamento, pero el diezmo es una buena guía para nuestra generosidad hacia Dios.
  • El diezmo, el porcentaje de donaciones, viene con una promesa de la bendición de Dios (Malaquías 3: 8-10; Lucas 6:38).
    • No diezmamos egoístamente con el fin de recibir las bendiciones, pero por amor a Dios.
    • El diezmo es un sacrificio, ya que tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestras otras obligaciones financieras.
    • Comience por dar el porcentaje que es capaz de dar, y seguidamente, pídale a Dios que le ayude a aumentar a un 10%.
  • Dios es el dueño de todo; somos mayordomos y/o administradores (Salmos 24: 1; Lucas 19: 11-27; Génesis 2:15).

4. Servir es otra manera de mostrar generosidad

  • Jesús modelo el servicio cuando lavó los pies de los discípulos en la última Cena (Juan 13: 12-15).
  • Puesto que somos miembros del Cuerpo que es la Iglesia, cada uno de nosotros debemos poner de nuestra parte (1 Corintios 12:27; Efesios 4:16).
  • Los dones espirituales nos equipan para servir.


Caminando con Jesús: Comenzando el Viaje. Discípulado y Lecciones de Formación Espiritual
Cristianos y Nuevos Creyentes Comenzando su Viaje de Entrenamiento Discipular y Formación Espiritual

Copyright © 1985-2017, Ralph F. Wilson. <pastor@joyfulheart.com> All rights reserved. A single copy of this article is free. Do not put this on a website. See legal, copyright, and reprint information.

Sign up now!To be notified about future articles, stories, and Bible studies,why don't you subscribe to our free newsletter,The Joyful Heart, by placing your e-mail address in the box below. We respect your privacy and never sell, rent, or loan our lists. Please don't subscribe your friends; let them decide for themselves.
FirstLast
E-mail
Country(2-letter abbreviation, such as US)
Preferred FormatHTML (recommended) Plain text