Cristianos y Nuevos Creyentes Comenzando su Viaje de Entrenamiento Discipular y Formación Espiritual

8. Testificar - Compartiendo Su Fe

por Dr. Ralph F. Wilson
Carlos Llambes, Traductor

HermanasUna vez que se haya convertido en un seguidor de Cristo, una de las cosas más naturales que usted puede hacer es hablarle a la gente de lo que Cristo ha hecho por usted. Así es como la fe cristiana se extendió en los primeros tiempos hasta los confines del mundo. Las personas a quienes Cristo había rescatado y ayudado comenzaron a correr la voz, la Buena Nueva, a los demás que habia ayuda para ellos, también.

Testigo

La Biblia a menudo usa la palabra "testigo", es decir, alguien que es capaz de dar testimonio de lo que él o ella ha visto y experimentado personalmente.

Si usted fuera un testigo en un tribunal de justicia, y le pidieran que describiera lo que vio, lo que experimentó. Si se trató de hablar de lo que otra persona había dicho sobre ella, más allá de su propia experiencia personal le dirían que era un rumor y no fuera admisible.

¿Por qué? Debido a que las personas pueden tener una amplia variedad de creencias ya sean verdaderas o no. Pero lo que ha sucedido a ellos personalmente, su historia, de eso es algo que son "testigos expertos".

Cuando conoció a Cristo y fue rescatado, su vida comenzó a cambiar, tal vez radicalmente. Su historia, su testimonio, de cómo eran las cosas con usted antes, lo que te pasó cuando te enteraste de Cristo, y lo que ha sido diferente desde entonces, que a menudo despierta interés en las personas. No van a refutar su historia. Usted es el experto en su propia vida. A menudo van a escuchar.

Regresaremos a su función como testigo y su testimonio en un momento.

La Gran Comisión

Una de las últimas instrucciones que Jesús dio a sus discípulos que se conoce como "La Gran Comisión" -- nuestras órdenes de marcha.

"Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo." (Mateo 28: 19-20)

Jesús también dio a sus discípulos esta promesa:

"Recibiréis poder; cuando venga sobre vosotros el Espíritu Santo. y me series testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines de la tierra." (Hechos 1: 8)

Ya que ellos habían visto a Jesús en la acción personal y habían escuchado sus enseñanzas con sus propios oídos, eran "testigos" creíbles a su entorno y más allá.

Mapa de Su Entorno

¿Cuál es su entorno? ¿Quiénes son las personas a las que Dios ha puesto a su alrededor para amar, orar por, y tal vez sea un testigo ante ellos?

Amigos  
Familia  
Trabajo o Compañeros de Escuela  
Personas en los barrios  
Personas en Universidades  
Clubes, Parques, Equipos  

¿Por qué no te tomas unos minutos para llenar dos o tres nombres de personas a las que conoces en cada categoría, especialmente las personas que te imaginas que no son cristianos comprometidos en este momento de sus vidas.

Esto no es una "lista negra", sino una "lista de amor", una lista de personas con las que tienen alguna influencia. Esta lista le recordará a:

  1. Orar por ellos. Dios escuchará sus oraciones por ellos y trabajara en sus vidas. Si usted los ama lo suficiente como para orar por ellos, sabrán que usted los ama cuando hable con ellos acerca de Jesús.
  2. Presentarles a sus amigos cristianos.
  3. Invite a su bautismo, si eso está pronto a suceder. Que ellos vean su compromiso de unión con Cristo y su testimonio puede ser una poderosa manera de introducirles a Dios obrando.
  4. Busque oportunidades para compartir su testimonio. Debido a que usted está orando, el Espíritu Santo estará obrando en sus vidas. A veces estas oportunidades se presentan en forma de una larga conversación. A menudo vienen cuando tu amigo menciona los problemas que están sucediendo en su vida. Recuerde, sin embargo, Dios no le ha puesto allí para arreglar los problemas de su amigo, pero para ser un oyente amoroso.

Posibles resultados de escuchar los problemas y necesidades de un amigo:

1. Compartir lo que Dios te ha ayudado cuando haz estado en problemas, y sembrar la idea de que Dios puede ayudarle a ellos también.

2. Ofrecerte para orar por ellos. Si tu amigo sabe que te importa lo suficiente como para orar, y tu tienes un lado espiritual que cree en la oración, él o ella puede abrirse aún más. Pero no se olvide del poder de la oración. Al orar, Dios contestará sus oraciones para su amigo.

Pregunte: "¿Está bien si oro por usted?" Si eso está bien con su amigo y se siente cómodo con eso puede inclinar la cabeza y pronunciar la oración por su amigo. Si no le parece que eso es lo que hay que hacer, ore por su amigo durante la semana. Entonces, la próxima vez que vea a su amigo, por ejemplo, le pregunta "¿Cómo van las cosas desde que hablamos? He estado orando por ti ". Dios puede sorprenderte!

Prepare su Testimonio

Cuando Dios te da la oportunidad de compartir lo que Jesús ha hecho por ti, es muy útil si usted ha pensado de antemano qué decir. De esa manera su testimonio puede ser más claramente comunicado. Esta es la estructura típica de un testimonio eficaz:

  1. Esto es lo que era mi vida antes de conocer a Jesús. Comparta lo que solía ser y los problemas que estaba experimentando. A menudo, la persona que está hablando comenzará a identificarse con algunos de estos mismos problemas.
  2. Así es como conocí a Jesús. Estas son las circunstancias. Así es como llegué al lugar de responderle "sí" a EL. Explique lo que pasó.
  3. Estas son las diferencias en mi vida desde que conocí a Jesús. No tenga miedo de admitir que Dios todavía está trabajando en usted y usted no es perfecto. Pero comparta algunos de los cambios claros que ha visto hasta ahora.

Usted encontrará que es muy útil escribir su testimonio utilizando este esquema, en una o dos caras de una página. Sí, presenta trabajo, pero, le ayudará a aclarar las cosas a usted.

Su testimonio no debe ser falso o artificial. Usted no quiere memorizarlo. Pero usted encontrará que le ayudará escribirlo y practicarlo diciéndoselo a alguien. De esa manera, cuando llega el momento de decirle a alguien "de verdad", le será mucho más cómodo al hacerlo.

Ser capaz de compartirlo en sólo tres minutos es una buena meta. Eso le ayudará a centrarse el los elementos importantes. Siempre se puede profundizar, si es necesario en una situación de testimonio particular.

Usted se dará cuenta que cuando comparte su testimonio "en vivo" a un amigo no cristiano, sale de manera diferente de lo que habías planeado. ¡Eso está bien! Es probable que el Espíritu Santo trabaje para poner a tono su testimonio para hablar a las necesidades de este amigo en particular.

El Espíritu Santo y Testificar

El Espíritu Santo es su guía interna en el testimonio, también. Dios puede "hablarle" a través del Espíritu Santo. A veces el Espíritu Santo pondrá una impresión muy fuerte en su mente que usted debe hablar con cierta persona. Adelante. Siga adelante con eso. Muchas veces usted encontrará que el Espíritu Santo ha estado preparándolos y que están listos para escuchar su testimonio sobre lo que Jesús ha hecho por usted.

Piense en usted como el miembro más joven de un equipo. El Espíritu Santo es el jugador principal, que establece los disparos. Pero a veces el va a pasarle el balón a usted. Esté preparado para eso.

Testimonio y el Evangelio

Hay una diferencia importante entre compartir su testimonio con una persona y compartir el Evangelio o Buena Nueva con él o ella. Estos son complementarios, pero diferentes.

  • Su testimonio es lo que Cristo ha hecho por usted.
  • El Evangelio es explicar lo que Cristo ha hecho por la persona a quien usted le esta testificando.

En este punto, usted está aprendiendo a compartir su testimonio, que prepara a la gente para escuchar más. Pídale a su mentor o pastor que le ayude a aprender a compartir las Buenas Noticias. Hay muchas maneras simples para compartirlas -- "El Puente", las "Cuatro Leyes Espirituales", el "Camino de Romanos", por nombrar algunos. Pero por el momento, debe aprender a compartir su testimonio.

Algunas Precauciones

  1. Tenga cuidado acerca de la asociación con viejos amigos que influirán en que vuelvas a tu estilo de vida pecaminosa de ante. Está bien hablar con ellos acerca de Cristo. ¡Eso es bueno! Pero recuerde que usted tiene un enemigo que quiere tentarlo para que peque. Sea cuidadoso.
  2. Evite "citas misioneras." A veces un hombre cristiano se siente "llamado" a tener una cita con una hermosa chica para "testificarle" -- o viceversa. Debido a que somos seres sexuales, muy a menudo nuestro amor cristiano se mezcla con otros deseos, y la efectividad de nuestro testimonio se pierde. Se sabio.
  3. Sea sensible a la gente. Debido a que sus valores han cambiado en relación con las de tus amigos, es probable que parezcas un poco raro para ellos. Esto es comprensible. Pero recuerda el amor. No sea agresivo, grosero, impaciente, o juzgador. Recuerde que es el Espíritu Santo, que une a las personas a Dios; no todo depende de usted. El amor es primordial en este caso, no el "éxito".
  4. No tenga miedo de no saber todas las respuestas. Nadie espera que lo haga. Sólo diga: "Voy a averiguar sobre eso y luego me pongo en contacto con usted." Entonces pregunte a su mentor o pastor para que le ayude a responder la pregunta.
  5. No te avergüences. A veces estamos muy conscientes de que la gente puede mirar -- nos con desprecio como cristianos. Eso es de esperarse. Algunos miraban con desprecio a Jesús y lo persiguieron, también. Pero eso no fue impedimento para su misión. San Pablo dice:

"Así que nunca te avergüences de contarles a otros acerca de nuestro Señor, ni te avergüences de mí, aun cuando estoy preso por él. Con las fuerzas que Dios te da prepárate para sufrir conmigo a causa de la Buena Noticia." (2 Timoteo 1: 8 NTV).

La Centralidad del Amor

El núcleo central del cristianismo es el amor -- desinteresado, dar amor y perdonar. Eso tiene que ser nuestra motivación central cuando le testificamos a la gente. Lo digo porque es fácil caer en motivaciones equivocadas.

Una de esas motivaciones es el orgullo. "Mira lo bien que me siento! Ayudé a una persona a llegar a Cristo! "Realmente es emocionante cuando Dios te usa de esta manera, pero asegúrese de darle el verdadero crédito y gloria a Dios.

Otra motivación puede ser la doctrina. He oído predicadores ambulantes cuyo mensaje principal es cómo la gente va al infierno. Es verdad. Pero la mayoría de los predicadores del infierno de fuego y azufre parecen tener demasiada arrogancia sentenciosa, y muy poco amor.

Las personas que nos escuchan compartiendo acerca de Cristo tienen que ser capaces de sentir nuestro amor por ellos. Si no pueden sentir nuestro amor, entonces tenemos que orar hasta que podamos amar como Cristo quiere que amemos.

El Testimonio de Nuestras Vidas

El testimonio más poderoso que tenemos es Cristo obrando en nuestras vidas para convertirnos en una persona nueva. Jesús dijo:

"Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse. Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial." (Mateo 5: 14-16, NTV).

Cuando sus amigos vean su forma de vida, se sorprenderán y estarán curiosos, y probablemente un poco amenazados. Esta es una especie de proceso de tres pasos.

  1. Su estilo de vida está sufriendo una transformación visible. Habla por sí mismo.
  2. Sus palabras apuntan a Cristo, así la gente puede entender la razón de la transformación. Si usted no explica que eso es la obra de Cristo en vosotros, la gente probablemente va a suponer que "consiguió una religión", y se pierde el poder de lo que pasó. Su explicación es un poderoso testimonio que apunta directamente a Cristo.
  3. Su amor demuestra el amor de Cristo por las personas a las que le estas testificando.

No espere hasta que todo esté perfecto antes de compartir su testimonio con los que le rodean. Realmente, la gente no espera la perfección. Pero cuando ven la humildad, el amor y la sinceridad van a ser atraídos a usted y mas importante aun, a su Salvador.

Oración

Padre, te pido que me utilices para ayudar a personas a encontrarte. Usa mi vida para traer gloria a ti. Cuando estoy temeroso de lo que otros puedan pensar, dame fuerzas. Ayúdame a compartir el testimonio de lo que haz hecho en mi vida con la persona que tu me inspires a compartir. Déjame ser tu testigo. En el nombre de Jesús, yo oro. Amén

Guía del Participante: 8. Testificando -- Compartiendo su Fe

Versículo para Memorizar

"De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial." (Mateo 5:16, NTV)

Preguntas y Puntos para Comentar

  1. Lea en voz alta cinco veces el verso de memoria de hoy (Mateo 5:16) y escribalo en una tarjeta.
  2. Comente. ¿Cuál es la diferencia entre compartir su propio testimonio y compartir el Evangelio?
  3. Comente. ¿Por qué crees que una persona va a estar interesado en cómo se convirtió en un cristiano? ¿Cuál es el poder del testimonio de una persona?
  4. ¿Quién está en su entorno? Comente con su mentor el pueblo que Dios ha puesto en su entorno en las siguientes categorías:

a.      Amigos

 

b.     Familia

 

c.      Trabajo o la escuela socios

 

d.     Barrio o empleados de la tienda

 

e.      Recreación, clubes y equipos

 

¿Cuál de ellos crees que necesite mas a Cristo?

  1. Ore por cada una de estas personas con su mentor. Pídele a Dios que abra sus corazones. Pídale a Dios que le de la oportunidad de hablar con cada uno de ellos.
  2. Escriba su testimonio en estos tres puntos.
    1. Antes de ser un cristiano
    2. Cómo me convertí en un cristiano
    3. Desde que me convertí en un cristiano
    Brevemente comparta su testimonio con su mentor hoy usando este esquema.
  3. Asignación. Esta semana vaya a casa y escriba su testimonio. Luego practíquelo repitiéndolo en unos tres minutos. La próxima semana compártalo con su mentor.
  4. Comente los peligros de su asociación con viejos amigos, "citas misioneras," la falta de amor, y el avergonzarse.
  5. Comente. ¿Por qué es tan importante el amor en su testimonio?
  6. Comente. ¿No es simplemente vivir su vida todo lo que tiene que hacer? ¿Es compartir un testimonio verbal realmente necesario? ¿Por qué si o por qué no?
  7. Revise sus versos de memoria de la Lección 1 (Efesios 2: 8-9), Lección 2 (Juan 8: 31-32), Lección 3 (1 Juan 1: 9), Lección 4 (Juan 13: 34-35), Lección 5 (1 Juan 4: 7-8), y la Lección 6 (Juan 3:16), y Lección 7 (Juan 14: 16-17). Trate de decirlos junto con su mentor y sin mirar sus notas.
  8. Ore por los demás. Comparta con su mentor sus necesidades de oración y pregúntele a su mentor como puede orar por él o ella. Luego, pasar unos minutos orando unos por otros en voz alta.
  9. Cita. Establezca un tiempo y lugar para reunirse y pasar por la lección de la próxima semana.

Resumen de la Lección 8. Testificando -- Compartiendo su Fe

1. Testigo

  • Un testigo dice lo que sabe por experiencia personal.
  • La Gran Comisión nos manda a hacer discípulos (Mateo 28: 19-20) y ser testigos de Cristo al mundo (Hechos 1: 8).

2. Compartir su testimonio

  • Nuestro mundo está compuesto por personas, amigos, familiares, compañeros o estudiantes, asociados, vecinos, personas en la tienda, en tiempos de recreación, clubes o equipos.
  • Tenemos una lista de las personas en nuestro entorno para recordarnos que debemos orar por ellos, presentarles a nuestros amigos cristianos, invitarlos a nuestro bautismo, y buscar oportunidades para animarles.
  • En tiempos de problemas, compartir como Dios puede ayudarles a ellos y ofrecerme para orar por ellos.
  • Prepárese para compartir su testimonio en unos 3 minutos, utilizando esta estructura:
    • Mi vida antes de Jesús
    • ¿Cómo conocí a Jesús?
    • Mi vida despues de Jesús
  • Deje que el Espíritu Santo le guíe en el momento de testificar. Usted es el miembro más joven de su equipo.
  • Comparta su testimonio, lo que Cristo ha hecho por usted, comparta el Evangelio y explique lo que Cristo ha hecho por esa persona.

3. Precauciones en el testimonio. Los problemas que pueden surgir:

  • Asociación con viejos amigos que le tentarán a volver a su antiguo estilo de vida.
  • "Citas Misioneras" del sexo opuesto con el fin de dar testimonio a ellos.
  • Insensibilidad a la gente.
  • Tener miedo de no saber todas las respuestas.
  • Avergonzarse de Cristo (2 Timoteo 1: 8).

4. Autenticidad

  • El amor debe ser nuestra motivación, no el orgullo o la justicia propia.
  • Nuestras vidas serán el testimonio más poderoso usado por Cristo para cambiar una vida.


Caminando con Jesús: Comenzando el Viaje. Discípulado y Lecciones de Formación Espiritual
Cristianos y Nuevos Creyentes Comenzando su Viaje de Entrenamiento Discipular y Formación Espiritual

Copyright © 1985-2017, Ralph F. Wilson. <pastor@joyfulheart.com> All rights reserved. A single copy of this article is free. Do not put this on a website. See legal, copyright, and reprint information.

Sign up now!To be notified about future articles, stories, and Bible studies,why don't you subscribe to our free newsletter,The Joyful Heart, by placing your e-mail address in the box below. We respect your privacy and never sell, rent, or loan our lists. Please don't subscribe your friends; let them decide for themselves.
FirstLast
E-mail
Country(2-letter abbreviation, such as US)
Preferred FormatHTML (recommended) Plain text