Cristianos y Nuevos Creyentes Comenzando su Viaje de Entrenamiento Discipular y Formación Espiritual

12. Señor - Siervos Obedientes del Rey

por Dr. Ralph F. Wilson
Carlos Llambes, Traductor

HermanoEl ser un auténtico seguidor de Cristo es mucho, mucho más que tomar una caminata de fin de semana con Jesús. Se requiere una clase de obediencia voluntaria que es ajena a la mayoría de nosotros. La relación con Jesús es compleja. Se inicia con la obediencia, pero concluye con la amistad. Permítame explicarle.

Sígueme

Cuando Jesús llamó a sus primeros discípulos, la orden era simple: ¡Sígueme!

"Mientras Jesús caminaba junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés. Estaban echando la red al lago, pues eran pescadores. . "Ven, sígueme", dijo Jesús, '. Y os haré pescadores de hombres "Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron" (Mateo 4: 18-20)

Así que la primera característica de un discípulo es aquel que deja lo que ha estado haciendo y sigue a Jesús dondequiera que él conduce.

Obedéceme

Pero ser un discípulo va más allá de simplemente seguirle. Se trata de la obediencia, haciendo lo que Jesús nos dice. Jesús dijo:

"Si me amáis, guardad mis mandamientos." (Juan 14:15)

"El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama. El que me ama, será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él." (Juan 14:21)

Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo?" (Lucas 6:46). Luego les conto la parábola de los constructores insensatos. Usted puede estar familiarizado con la historia. El hombre sabio construyó su casa sobre las piedras. El hombre insensato edificó su casa sobre la arena. Todo estuvo bien hasta que una tormenta golpeó. Entonces la casa sin fundamento fue arrasada, pero la casa construida sobre la roca resistió la inundación. Jesús dijo:

"Voy a decirles a quién se parece todo el que viene a mí, y oye mis palabras y las pone en práctica: Se parece a un hombre que, al construir una casa, cavó bien hondo y puso el cimiento sobre la roca. De manera que cuando vino una inundación, el torrente azotó aquella casa, pero no pudo ni siquiera hacerla tambalear porque estaba bien construida." (Lucas 6: 47-48, NVI)

Muchas personas afirman creer en Jesús, pero no tienen ninguna intención de obedecerle si se representa un inconveniente o conflicto con su propia voluntad. Tienen una especie de afecto por Jesús, un enamoramiento, pero no el amor verdadero. El amor requiere compromiso.

Jesús Demanda Prioridades

Seguirle y obedecerle son sin duda parte de la vida de un discípulo. Pero va más allá aun. Jesús exige prioridad sobre cualquier otro tipo de lealtad.

"Si amas a tu padre o a tu madre más que a mí, no eres digno de ser mío; si amas a tu hijo o a tu hija más que a mí, no eres digno de ser mío." (Mateo 10:37,NTV)

Ese es un dicho duro. Los discípulos sin duda lucharon con él, y seguro que nosotros también. Pero Jesús es claro: él exige el más alto nivel de lealtad, mayor que a la familia, mayor que al país.

¿Por qué se exige esto? La respuesta está en quién es Jesús.

Jesús es el Señor

En la lección 6 comentamos que Jesús es realmente Dios. él es divino.

Este es un título de Jesús para explorar: "Señor." En griego la palabra puede referirse a "propietario", así como a una persona con autoridad: "señor, señor." Cuando los Judíos reverentes del Antiguo Testamento leían , sustituían la palabra por "Señor" cada vez que el nombre de Dios ("Yahveh") aparecería en el texto, a fin de no pecar diciendo el santo nombre en vano. En los tiempos del Nuevo Testamento, el término "Señor", toma un sentido religioso, lleva no sólo las ideas de "dueño, señor y amo", sino también "divino Señor, el Maestro divino."

A la luz de todo eso, considere estos versículos:

"que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo;" (Romanos 10: 9, LBLA)

"Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo." (1 Corintios 12: 3,RVR1960)

La declaración: "¡Jesús es el Señor" es el lema original de la iglesia primitiva, el fundamento de la fe cristiana. La pregunta que me hago una y otra vez: ¿Las decisiones que tomo reflejan que Jesús es mi Señor? Es él es el Señor de todos los aspectos de mi vida, o estoy bromeando conmigo mismo acerca de la profundidad de mi fe y mi amor por él.

¿Somos Siervos?

Referirse a Jesús como "Señor" significa que nosotros lo honramos y hacemos lo que él nos dice que hagamos. Cuando llamamos a Jesús "Señor", nos situamos ante él como sus siervos, sus esclavos voluntarios. Aunque el concepto de la esclavitud puede ser diferente en nuestra cultura actual, eso es lo que implica la relación Señor -- siervo.

A la conclusión de parábola de los talentos de Jesús, Jesús habla del maestro que premia a sus siervos por su fiel servicio:

"Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor." (Mateo 25:21 RVR, 1960)

Estas son las palabras que cada discípulo anhela oír de Jesús cuando finalmente estemos ante él. "Bien, buen siervo y fiel .... entra en el gozo de tu señor."

Jesús es Rey

A Jesús también se le llama "rey". Tanto la palabra "Mesías" (Mashiaḥ en hebreo) y la palabra "Cristo" (Christos en griego) significan lo mismo: ". Ungido", literalmente, en el Antiguo Testamento, los reyes fueron investidos con el poder cuando el aceite se derramó sobre su cabeza. El rey era el ungido. Pero el reino de Israel terminó aproximadamente 587 antes de Cristo, cuando el último rey fue retirado del trono por los invasores babilonios. Después de eso, Israel fue oprimida por poderes extranjeros más recientemente el Imperio Romano.

Pero el pueblo judío esperaba al Mesías, el Rey ungido, quien, Las Escrituras habían prometió que vendría para restaurar el reino que Dios había establecido para Israel (Reino de Dios) y sentarse entronizado como rey victorioso.

Jesús es ese rey. Jesús es el Cristo, el Mesías, el Ungido que se esperaba. Imagínese cómo la predicación de Jesús debe haber electrificado su público cuando proclamó,

"Diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio." (Marcos 1:15, RVR1960)

Pedro habló por el resto de los discípulos, cuando dijo con asombro:

"Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente." (Mateo 16:16,RVR1960)

Cuando Jesús entró en Jerusalén el Domingo de Ramos en un burro, las multitudes gritaban: "Hosanna al Hijo de David!" (Mateo 21:9). Recordaban el gran rey de Israel, David, quien había prometido que de su descendencia vendría el Mesías.

Cuando Jesús fue arrestado e interrogado bajo la acusación de que decía ser un rey, Pilato le preguntó: "¿Eres tú el Rey de los Judíos" Jesús le respondió: "Sí, es como usted dice." (Marcos 15:2). Cuando fue crucificado, un cartel fue clavado en la cruz por encima de él que decía en tres idiomas: "El Rey de los Judíos."

Humillaos Delante del Rey

Jesús es el Mesías, Cristo, el Rey! él es mi rey y el suyo. ¿Qué implica en nuestra vida que él es nuestro Rey y nosotros somos sus esclavos en el Reino de Dios?

Quiere decir que le debemos obediencia y nuestra mayor lealtad. También significa que hemos de humillarnos delante de él, como hacen los esclavos delante de un gran rey. El apóstol Santiago nos enseña:

"La Escritura dice:" Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes. "... Humillaos delante del Señor, y él os exaltará." (Santiago 4: 6, 10)

En tiempos antiguos, la gente se humillaban ante un rey arrodillándose ante él. Es por eso que nosotros los cristianos a veces nos arrodillamos y inclinemos nuestras cabezas en reverencia ante Dios. Pero es más que un acto externo. Sometemos nuestra voluntad a nuestro Rey, y decimos, como Jesús modeló para nosotros, "No se haga mi voluntad, sino la tuya" (Lucas 22:42).

Un Amigo de Dios

He tratado de ilustrar el papel impresionante de Jesús como divino Señor y Rey sobre todos. Le debemos nuestras vidas. Ese rey dejó a un lado su corona y vino a la tierra a morir por su pueblo en la cruz, "en rescate por muchos" (Marcos 10:45).

Debido a quién es y lo que ha hecho, entendemos que es Señor y Rey absoluto. Somos sus súbditos, sus siervos obedientes.

Pero ahora quiero compartir con ustedes una verdad sorprendente que Jesús dijo a sus discípulos:

"Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer." (Juan 15:15, RVR1960)

No merecemos ser amigos de Jesús. Ciertamente ninguno de nosotros, y ninguno de los originales doce discípulos de Jesús, ninguno, hemos cumplido con su estandarte sagrado. Sin embargo, él piensa en nosotros, los discípulos, tú y yo, como sus amigos.

Sí, es apropiado que le conozcamos como Señor, Mesías y Rey, y reconozcamos que somos sus discípulos, siervos y súbditos obedientes. Pero él vino, no simplemente para que conociéramos su poder, sino también su amor, sobre todo su amor. Es por eso que quiere conocerle a usted y para que usted pueda acercarse a EL, como el que conoce a un amigo. Jesús te quiere como un amigo.

Ese es el mensaje de que hablamos cuando comenzamos este viaje hace muchas semanas, y ahí es donde le dejo.

Dios le ama. Jesús te ama. Y a un muy alto precio de tal manera que ha perdonado su pecado, que nos llama a acercarnos a EL, y desea que sientas SU amor por ti, el amor de un amigo. él es su amigo, y él es uno que yo ruego que llegues a conocer que es su mejor amigo.

Y ahora yo te dejaré ir hacia adelante en tu viaje. Jesús está por delante en el camino con su mano extendida diciéndole. "Sígueme -- amigo", que él llama.

Así que ve ahora. Sigue a Jesús dondequiera que usted vaya. A la velocidad de Dios.

Oración

Padre, es un privilegio tan grande conocer a Jesús como Rey, Señor y Dios. Humíllame. Enséñame a ser un siervo obediente y fiel. Y permíteme experimentar una amistad íntima con su Hijo. En el nombre de Jesús, yo oro. Amén.

Guía del Participante: 12. Señor -- Siervos Obedientes del Rey

Versículo para Memorizar

"El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama. El que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él." (Juan 14:21, NVI)

Preguntas y Puntos para Comentar

  1. Lea en voz alta cinco veces el verso de memoria de hoy (Juan 14:21) y escríbelo en una tarjeta.
  2. Comente. Lea la parábola de los Dos Cimientos (Lucas 6: 46-49). ¿Qué estaba Jesús tratando de enseñar a través de esta parábola? ¿Cuál es el punto de la parábola?
  3. Comente. ¿Por qué es la obediencia a otra persona tan difícil? ¿Por qué es tan importante obedecer a Jesús? ¿Dónde enfrentas más dificultades para obedecer a Dios?
  4. Comente. ¿Qué queremos decir cuando decimos: "Jesús es el Señor"?
  5. Comente. ¿Cual es el papel de ser un siervo de Dios degradable u honorable? ¿Qué implica ser un siervo "fiel"?
  6. Comente. ¿En qué sentido es Jesús "Rey"? ¿Cuáles son las implicaciones de eso?
  7. Comente. En Juan 15:15, Jesús llama a sus discípulos "amigos" en lugar de "siervos." ¿Por qué se les llama amigos?
  8. Comente. Si usted es un "amigo" de Jesús, ¿Qué significa eso para su vida? ¿Con que beneficios te bendecirá? ¿Qué responsabilidades representan para nosotros?
  9. Revisión. ¿Ha seleccionado un plan de lectura de la Biblia? ¿Cuál? ¿Cómo esta funcionando para usted?
  10. Revise sus versos de memoria de la Lección 1 (Efesios 2: 8-9), Lección 2 (Juan 8: 31-32), Lección 3 (1 Juan 1: 9), Lección 4 (Juan 13: 34-35), Lección 5 (1 Juan 4: 7-8), y la Lección 6 (Juan 3:16), Lección 7 (Juan 14: 16-17), Lección 8 (Mateo 5:16), Lección 9 (Salmos 34: 1) , Lección 10 (Marcos 10:45), y la Lección 11 (2 Timoteo 3: 16-17). Trate de decirlo junto con su mentor y sin mirar sus notas.
  11. Ore por los demás. Comparta con su mentor sus necesidades de oración y pregúntele a su mentor cómo se puede orar por él o ella. Luego pasar unos minutos orando unos por otros en voz alta, y por aquellos a los que le estas testificando.
  12. Seleccione. Esta serie ha terminado, ¿A qué tipo de grupo pequeño e estudio de la Biblia va a pertenecer para seguir estudiando la Biblia con los demás?

Resumen de la Lección 12. Señor -- Siervos Obedientes del Rey

1. El Discipulado Comienza con la Obediencia

  • Seguirle. Jesús llamó a sus discípulos: "Venid en pos de mí." (Mateo 4: 18-20).
  • Obediencia
    • La obediencia es una señal de nuestro amor por Jesús (Juan 14:15, 21).
    • La parábola de los Dos Cimientos (Lucas 6: 47-48) enseña que debemos poner en práctica las enseñanzas de Jesús.
  • Prioridad (Mateo 10:37). Jesús exige nuestro más alto nivel de lealtad.

2. La Obediencia es Necesaria por quién es Jesús

  • Jesús es el Señor.
    • Implicación de su título como "Señor"
      • Significado: "Dueño, Señor, Maestro".
      • Señor fue sustituido por el nombre divino Yahveh.
      • "Jesús es el Señor" significa que Jesús es nuestro divino Señor y Maestro.
    • "Jesús es el Señor" es la primera confesión cristiana (Romanos 10: 9; 1 Corintios 12: 3).
    • Somos siervos del Señor. Parábola de los Talentos: "Siervo bueno y fiel" (Mateo 25:21).
  • Jesús es el Rey
    • Tanto "Mesías" y "Cristo" significa "Ungido".
    • Los reyes eran ungidos con aceite cuando eran coronados.
    • Jesús es el Mesías, el Rey que se entrega, que restaurará el Reino de Dios (Marcos 1:15; Mateo 16:16; Mateo 21: 9; Marcos 15: 2).
    • Debemos humillarnos ante el Rey (Santiago 4: 6, 10; Lucas 22:42).

3. Jesús nos llama Amigos

  • Aunque Jesús es divino Señor y Rey y Salvador, él nos llama a sus amigos (Juan 15:15).
  • La amistad es una expresión de su amor.
  • Dios te ama.
  • Te llama a emprender el viaje, "Sígueme, amigo."


Caminando con Jesús: Comenzando el Viaje. Discípulado y Lecciones de Formación Espiritual
Cristianos y Nuevos Creyentes Comenzando su Viaje de Entrenamiento Discipular y Formación Espiritual

Copyright © 1985-2017, Ralph F. Wilson. <pastor@joyfulheart.com> All rights reserved. A single copy of this article is free. Do not put this on a website. See legal, copyright, and reprint information.

Sign up now!To be notified about future articles, stories, and Bible studies,why don't you subscribe to our free newsletter,The Joyful Heart, by placing your e-mail address in the box below. We respect your privacy and never sell, rent, or loan our lists. Please don't subscribe your friends; let them decide for themselves.
FirstLast
E-mail
Country(2-letter abbreviation, such as US)
Preferred FormatHTML (recommended) Plain text